Grupo de trabajo en Formación Docente inicia trabajo requerido por MINEDUC

  • Sus objetivos son realizar un diagnóstico participativo con las universidades y levantar propuestas de investigación y acción, que permitan una interacción más directa y efectiva, entre las universidades estatales y la educación pública en todos sus niveles.

En el mes de junio de este año, el Instituto Interuniversitario de Investigación Educativa (IESED-CHILE) y la Red 21995, establecieron vínculos formales con el Ministerio de Educación (MINEDUC), a fin de colaborar en el desarrollo de políticas sobre formación docente. Este trabajo conjunto surgió a propósito del diálogo y el trabajo colaborativo entre la Subsecretaría de Educación Superior con el CUECH, organismo que puso a disposición del ministerio sus capacidades y experiencia investigativa, para avanzar en el desarrollo de la agenda de políticas sectoriales, entre las cuales la formación inicial docente cobra un lugar destacado.

Adicionalmente, la Red 21995 de investigación y formación avanzada en educación de las universidades estatales, a través de un proyecto temático financiado por el Estado de Chile y el Banco Mundial (2022-2024), ha considerado a la formación docente como uno de sus objetivos.

Fue así como a fines de agosto se constituyó el grupo de trabajo en Formación Docente del IESED-Chile y la RED 21995, el cual realizará un diagnóstico participativo con las universidades; propuestas de investigaciones y acciones conducentes a una interacción más directa y efectiva, entre las universidades estatales y la educación pública en todos sus niveles.

José Miguel Salazar, investigador de la Universidad de Valparaíso y miembro del IESED-Chile y la RED 21995, es el coordinador de este grupo de trabajo en Formación Docente, quien nos indica que “el foco del trabajo de este grupo de investigadores está en avanzar hacia el desarrollo de diagnósticos sobre la FID, con un carácter participativo. Eso implica involucrar activamente a las facultades de educación en determinar cómo ha avanzado la implementación de la ley de desarrollo profesional docente y los desafíos que emergen para el logro de los objetivos de esta pieza legislativa”.

“Además, permite dar cuenta de los desafíos que emergen en las escuelas y liceos, luego de la crisis social, sanitaria y económica que enfrenta el país. Creo que acercar las facultades de educación a la institucionalidad pública educativa será positivo para el país. Estamos optimistas en que este esfuerzo facilitará la revisión de las políticas existentes a la vez que contribuirá al desarrollo de nuevas iniciativas”, continúa el coordinador.

Para la elección de investigadoras/es que integran hoy este grupo de trabajo en Formación Docente, se tuvieron en cuenta aspectos como su trayectoria académica; líneas de investigación; vínculos con aspectos transversales y disciplinares; que fueran representativos de diversas instituciones a lo largo del país y que las propuestas provinieran de investigadoras/es con experiencia en el tema.

Quienes integran el grupo de trabajo en Formación Docente del IESED-Chile y la RED 21995 son José Miguel Salazar (Coordinador UV); Ilich Silva y Marcel Thezá (ULAGOS); Zulema Serrano y Iván Salinas (UCHILE); Dante Castillo (USACH); Andrea Minte (ULAGOS); Mario Garay (UMAG) y Carlos Mondaca (UTA), aunque podría darse más incorporaciones en el proceso.

Este grupo, sobre la base de la información que se irá levantando en función del material disponible, avanzará en un diseño metodológico que permita la construcción de diagnósticos participativos, buscando reflejar las distintas realidades en la profesión docente y la preparación para ella que está operando en el país.

Por último, José Miguel Salazar nos indica que, “creo que este trabajo que se inicia es pivotal, para la construcción de una conversación más fluida e integrada, sobre la realidad de la escuelas y sobre las posibilidades de contar con políticas públicas, que apunten directamente a solucionar los inmensos problemas y desafíos que emergen en esta nueva y compleja realidad, que enfrenta el país. Estoy optimista sobre la contribución activa que – en conjunto – nuestras universidades pueden hacer, al trabajo dedicado que está conduciendo la Subsecretaría de Educación Superior, a través de la División de Universidades”.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario